Quien es grande, sino solo Dios!

El racismo, es un desorden de conducta social, con criterio de falsa superioridad de quienes se creen ser mejores por raza, color o etnia. La gente que experimenta este desorden de conducta social, además, de infringir las leyes, sobre este particular, de los derechos humanos, parece ignorar, que, debido a la naturaleza en que fuimos creados, ninguno puede ser mas grande que nadie, ni por color, etnia, situación social, política, económica, o de ninguna otra índole. Lamentablemente, también en Puerto Rico, hemos sufrido la experiencia del racismo, de tal manera, que, aun esto, se ha visto en su momento dado, ventilado en los tribunales. En mi caso particular, yo recuerdo una experiencia que tuve con un oficial del army, de alto mando; que mientras yo realizaba un trabajo de mecánica de auto, un poco sucio por la grasa, aquel oficial pasó muy junto de mi, y sentí que su mirada hacia mi, fue muy despectiva. Yo no me contuve, ante el peso de aquella mira, que parecía alimentada por el desprecio, y lo seguí y lo confronté con estas palabras: Por qué usted me mira con esa mira tan despectiva, será por el traje que llevas puesto, y los dibujos de su rango en el traje? Yo era muy joven, pensé que aquel hombre me mataría, se quedó mirándome sin decir nada, parecía que cambia de color, al escuchar mis palabras, pero yo continué diciéndole; Si por su vestuario usted me mira, cual si yo fuese un perro callejero, le diré, que es solamente, porque usted no sabe, que si usted llevas puestas esa ropa y el calzado, es solamente, porque otro lo hizo, porque tal vez, usted no sabría como hacer nada de lo que llevas puesto, sin embargo, otro, que tal vez, usted ni siquiera conoce, tuvo que hacerlo, para que usted pudiera vestirse de esa manera y no anduviera desnudo; aun el gobernador, en la silla que él se sienta, tuvo que depender de alguien mas, para poder sentarse en esa silla, de donde puede llegar a creerse, que es mas grande que nadie, sin embargo; si alguien debería ser grande, no es el que se sienta en la silla, sino el que la hace. Así, que, no se crea usted, que por la ropa que vistes, usted es mas grande que nadie, porque bien, que depende usted, de todo el mundo, con todo y su ropa y su rango. Terminé mis palabras, sin que el oficial me matara. Y de pronto! El puso su mano sobre mi hombro, y me dijo: Muchacho! Nunca nadie me había hablado así. Tu podría ser un gran abogado, para defender nuestra isla. Tu quieres estudiar leyes? porque yo me encargaría de pagar tus estudios. Yo le contesté, ya respirando mas tranquilo; no, no me interesa esa profresión. El insistió, que estudiara leyes, a lo que yo le respondí que no. Y sacó su billetera, tomó una tarjeta de presentación, y entregándome, la tarjeta, me dijo; si te decides a estudiar esa profession, por favor, llámame, que yo voy a pagar todos tus estudios. Nadie es mas grande que nadie. Además de que sean blancos, amarillos o negros, todos tenemos un mismo padre; Dios. Y, estoy seguro que aunque un padre blanco, que tiene un hijo negro, no dejará de amarlo por ser negro su hijo; ni un padre negro, que tiene un hijo blanco, dejará de amarlo por ser blanco su hijo, o el hijo, dejará de amarlo por ser negro su padre. esto es tan solamente un lamentable desorden de conducta social, que tenemos que remediar. Por derwell J Falluangella (37)

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s