Un terrible Huracán sobre Puerto Rico!

Sobre Puerto Rico, un huracán más grande y poderoso que el Huracán Maria.

Al día de hoy, y a siete meses después del paso por la isla del devastador Huracán Maria, los puertorriqueños aún luchamos por levantarnos del gran azote que vivimos los ciudadanos.
Esto ha sido muy difícil, puesto, que, ya estábamos pasando por un desastre mayor que el que nos dejó el temerario Huracán Maria.
Los políticos, a quienes por años hemos confiado nuestros recursos y el destino de futuro mejor para el pueblo, han manejado muy mal la política en el aspecto socioeconómico y han empeñado el país y comprometido nuestros activos, sumiendo al país en una monstruosa deuda, que nos resulta imposible de pagar.
Esta irresponsable e inepta forma de administrar nuestros recursos y la política social, nos ha traído terribles consecuencias en el sector empresarial, en el aspecto educativo, en el aspecto de conducta social, en la salud y en cualquier otro sentido de nuestra vida como pueblo.
Ante esta situación, cientos de empresas han tenido que cerrar operaciones, miles de estudiantes de todas las categorías en las escuelas y universidades, se han ido de la isla. Ante la cruda realidad del incremento en la estadística de desempleo, alrededor de 450,000 personas de los casi 3,000,000 de puertorriqueños, se han ido del país.
Cientos de profesionales de todas las categorías, han migrado de la isla en busca de un futuro mejor. El alto costo de vida hace insostenible la existencia de los que aún quedamos aquí. La gente que intenta levantar al país de la crisis y ponernos de nuevo en la ruta del progreso, parece alejarnos cada día más de esa realidad con cada decisión desacertada con las que tan sólo consiguen desestabilizar la confianza del pueblo, lo que provoca que, menos personas se inspiren en el interés de invertir y en los negocios. Así, que, muchos solo siguen pensando en abandonar la isla en busca de un mejor destino para su futuro.
Cuando aún parecía que estábamos estables, y estaban todavía los miles de personas que se fueron, cuadrar la nómina del año fiscal, era una tarea muy cuesta arriba lograr conseguir los 8, o 9,000,000,000
millones para ésos fines cada año.
A eso, ahora tenemos que sumarle, los 3,000,000,000 millones para cumplir con la deuda pública contraída. No hay que ser un profesional en el campo de las finanzas, para comprender la seriedad del caso en el que estamos inmersos los puertorriqueños.
Yo sé que muchas personas no parecen entender nuestra realidad y ante el anuncio del cierre de escuelas, piensan de ello como un acción política de interés personal equivocada, pero nuestra realidad es otra. Se han ido miles de estudiantes, los ingresos por recaudos para con los que debería operar el gobierno, se ha reducido sustancialmente y los gastos se continúan incrementando muy mucho por encima de lo que realmente el país está produciendo.
Para un ejemplo, basta con pensar sólo un poco en nuestro sistema energético. Con una deuda millonaria, la AEE, continúa además sus gastos operacionales al mismo ritmo que si estuvieran los miles de abonados antes de irse de la isla. Pero hay que repensar, que ahora hay miles de abonados que ya dejaron de ser, no solo porque se fueron, sino también, porque muchos, ante nuestro sistema energético tan frágil, han optado por un sistema de energía renovable, hay que sumarle los que de alguna manera toman de alguna forma gratuita el servicio de energía eléctrica.
Los que están intentando admnistrar los recursos de la isla, yo les puedo asegurar, que ellos se están volviendo loco por no encontrar mucho que hacer para hallar una salida viable al monstruo de la crisis que pone en el colapso a nuestro país.
En esta situación que vivimos los ciudadanos, yo he imaginado nuestra isla sin las ayudas millonarias que aún recibimos de los Estados Unidos para los diferentes departamentos de salud, familia, vivienda entre muchos otros y que son una prioridad. Oh! Dios mío, sería un caos mayor. No ha pensado en ello usted?
Yo les escribo sobre éstas realidades para que reflexionemos, para que al darnos de cuenta de la gravedad del asunto que nos asiste, podamos comprender de una buena vez, que ni Ricardo Rossello, ni ningún otro y de ningún partido político, podrá sacarnos del hoyo que los políticos nos han metido, sino tan solo Dios podría ayudarnos a ver la luz de la senda del progreso, porque no hay que olvidar, que su ineptitud y su pésima forma de administrar nuestros recursos, no solo ha servido para sumergirnos en la mayor crisis de la que hayamos conocido por generaciones, sino que se han encargado de alejarnos de Dios. Por Derwell J Fallu
Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s