Un país en el pantano!

Al fin! La Junta de Control Fiscal, dijo algo sensato: “No somos la oposición”.

El gobierno de Alejandro Gracia Padilla, fue uno muy difícil. Asumir las riendas y el destino de un país colapsado, con una crisis fiscal tan severa y, en adición con un equipo de asesores y consejeros que lejos de ayudar, con cada decisión que le hacían tomar, lucían como los peores enemigos del ex-gobernador Gracia Padilla, lo ciego y cerrado a no considerar otras opciones, lo hacían ver como un hombre arrogante enfermo por la presunción de poder y, como si fuera poco, en su equipo de trabajo, había una pandilla de corruptos y pillos que no le ayudaban en nada ni le daban tregua, una manada de lobos y de chacales, que lo único que le importaba era satisfacer sus ambiciones egoístas de incrementar y ver realizados sus intereses personales a costa del sufrimiento del pueblo.
Pero esto no fue lo peor, con lo que tuvo que enfrentar Padilla, la terrible situación del país, sino que, asfixiado por los eventos negativos y funestos producto de la crisis fiscal y la monstruosa deuda heredada de los malos, insensibles e ineptos líderes y gobernantes, Alejandro, acudió por ayuda a los Estados Unidos en innumerables ocasiones con una actitud poco sabía y un tanto desorientado, pues al mismo tiempo que suplicaba por ayuda, se mostraba hostil ante aquellos a los que él iba por ayuda, y como un enemigo, cuya petición de ayuda era lo único que le importaba ante aquellos que los podían ayudar. Nadie da tanto por nada!
Ya en la recta final, cansado de luchar contra la corriente, agotado y casi a punto de sucumbir, apareció la Junta de Control Fiscal, para dar un respiro a Alejandro Garcia Padilla y al país. Era cuestión de aprovechar bien este recurso, sincronizar de manera equitativa la Junta y al gobierno, era lo que debía seguir. Porque aunque no han sabido manejar y administrar una estructura de política pública conveniente y acorde con la situación y con el pueblo en aras de mejorar la situación del país, este organismo asumió la responsabilidad de la deuda, de los acreedores y de los tribunales y las constantes demandas por incumplimiento y bajo la administración de Padilla, pues era evidente que el ex-gobernador, no tuvo la capacidad ni los medios para lidiar con el problema fiscal en todas sus dimensiones.
La Junta de Control Fiscal, no fue del todo una idea mala para el país, a éstas alturas de nuestra condición como pueblo, pensemos un momento en lo que seríamos, si el PNP no estuviera en el gobierno y sin la Junta de Control Fiscal, ahora que nos hemos alejado tanto de Dios!
Yo no menciono al PNP con algún sentimentalismo político-partidista, pues yo tengo mis pies bien puesto de sobre la tierra y sé que no son del todo un recurso perfecto, pero parecen ser los únicos aliados y que se llevan más o menos bien con los que nos pueden ayudar y nos han metido la mano para ayudarnos en las aguas del pantano en el que estamos inmersos.
Por Derwell J Fallu
Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s