El hombre ante Dios.


La gente que pierde la fe en el genuino temor y el respeto a Dios y que intenta forzar la justificación de sus acciones bochornosas con el pretexto del falso cambio de los tiempos, el eterno, ni sus leyes, ni sus preceptos, nunca cambian, ni pueden ser modificadas o cambiados a voluntad y decisión de los humanos. Los hombres sí pueden volverse rebeldes contra Dios y sus leyes e intentar engañar a los demás y asimismo para establecer e imponer su criterio personal a su conveniencia de lo que ellos quieren que deba Dios aceptar de ellos. Por Derwell J Fallu

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s