El fanatismo.

El fanatismo religioso, puede parecerse al fanatismo político partidista, que podría no dejarnos ver más allá de nuestras narices. Porque cuando nos volvemos fanáticos, cerramos nuestros corazones y nuestras mentes y, no somos paces de realizar un escrutinio libre de prejuicios, que nos ayude al desarrollo del conocimiento, que nos lleve a la verdad, con la voluntad y la flexibilidad de conciencia necesarios, para hacer los cambios y ajustes que sean aplicables. El fanático, se cierra en la creencia de que tienes la verdad absoluta, aunque nunca haya realizado ningún esfuerzo para entender por qué cree lo que crees. Yo recuerdo, un día, en un programa de radio, a los radioyentes y televidentes, les dije, que yo podría demostrar, que, aunque la biblia decía, que no había nada imposible para Dios, si los había. Wow! El cuadro telefónico de la emisora, se saturó, de gente que sentían la necesidad de insultarme y calificarme de un falso profeta. Cuando al fin, yo hice público que yo estaba seguro, que era imposible que Dios se muera, que era imposible que Dios pecara, porque Dios está por encima de las leyes, que era imposible que Dios encontrara otro Dios como él, la panorámica era diferente, los que llamaron para insultarme, luego volvieron a llamar, para disculparse. Eso lo hace el fanatismo, de gente que repite lo que oyes, pero que no se preocupa por la realización de un escrutinio investigativo de conciencia, que les ayude entender lo que creen. Así sucede, con la gente que considera, que el estado y la iglesia es algo que no puede funcionar juntos, porque supuestamente, Dios no lo aprueba. Sin embargo, cuando los que no tienen a Dios, y que son los que controlan el gobierno roban, defalcan al gobierno, se corrompen y modifican las leyes para favorecer a los ofensores y pecadores, entre muchas otras cosas, incluyendo la persecución, quieren pegar el grito al cielo y quieren romper los cielos con oraciones y clamores a Dios. Si tu analizas, la biblia sobre este tema, no dice nada con relación a la separación de iglesia y estado, es algo que erróneamente han sacado del contexto. El gobierno de Israel como pueblo de Dios, era obligatoriamente gobernado por un hombre de Dios y un equipo que le servía a Dios, y esto era tan exigente, que quien gobernaba el país o el pueblo le fallaba a Dios, era cortado o muerto. Por qué hoy tienes que ser diferente, si lo que le servimos a Dios, lo podemos hacer mejor en favor de la humanidad, que aquellos que no tienen ningún temor de Dios.? Todo esto es un asunto del fanatismo religioso. Por Derwell J Fallu

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s