Ante la vida.


El reloj de la vida es el corazón y sus latidos van marcando el tiempo, como el tictac del reloj. El sol desde el cielo el día ilumina de nuestro peregrinar el camino de la vida. La luz de la luna para atenuar la densidad de la noche, estrellas que brillan en lo alto del inmenso firmamento que marcan el destino de nuestro nacimiento. Mil suspiros del alma por el anhelo de nuestros sueños y un sentimiento de amor por nacer dentro de nuestros pechos. Por Derwell J Fallu

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .