El vestido rosa.


Te cambiaste el traje azúl y te pusiste el vestido rosa. Con aquel peinado de los ochenta, era impresionante ver en tu rostro angelical a una niña tan tierna, tan inocente! Esa mirada profunda que traspasa el alma y esos labios de miel, que se me antoja un beso eterno, que no acabe nunca! Abrazarte fuerte y sentir en mi piel, tu piel desnuda, susurrarte al oído, que te amo, que tu me gustas; tocarte toda suavemente, muy despacito como quien con delicadeza y ternura, deshoja una rosa. Y cuando sienta que tu corazón late muy de prisa, hacerte el amor, como hacer el amor realmente eso significa, sentir y ver que tiemblan tus labios y que en nubes blancas sobre el cielo viajamos. Por Derwell J Fallu

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s