Tener sexo.


Tener sexo puede ser una de las más increíbles experiencias del placer. Pero este no debe realizarse como una actividad egoísta en la que uno busque complacerse así mismo y no tomar en cuenta a la pareja, porque cuando esto no se hace en mutuo acuerdo y con el mismo nivel de deseos, aunque legalmente estén casados, tener sexo puede convertirse en algo realmente desagradable y torturador, al menos para una de las partes y en tales circunstancias. La naturaleza de la actividad sexual, define dos propósitos muy claros. No. 1- Esa forma característica del placer de disfrutarse íntima y mutuamente dos personas que han decidido compartir sus vidas por la fusión de ese sentimiento bendito llamado amor y no. 2- procrear, la única forma en que se puede construir y constituir la sagrada familia. Sabemos que muchas personas han pervertido y demeritado los dos objetivos constitucionales de esa forma original de tener sexo. Hay, desde siempre, quienes venden y compran sexo o aquellos que tienen sexo por diversión, en ambos casos, se pierde la esencia de la plenitud de vivir y de lo hermoso de disfrutarse íntimamente. No relacionarse íntimamente de la manera original, como ha sido en principio establecido, puede ocasionar una amplia cadena de consecuencias que van desde perder la dignidad hasta una variedad de pecados graves, así como, problemas de carácter social, de salud y sicológico. Etc. Por Derwell J Fallu

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s