Divina mujer!

Ya una vez estuve solo sin ti, el mundo y todas sus cosas eran mías, pero sentía mi alma tan vacía como el que nada tenía, nada me llenaba la vida, dentro de mi pecho un corazón que latía, pero era como una canción sin melodía; sin fuego, nada que ardía, a mi vida le faltaba lo bello, le faltaba lo bueno; y lo bello y lo bueno, eras tú, porque tú le diste color y olor a las flores, tú eres la melodía de canciones, de la poesía, tú eres los versos y ése toque de magia y de encanto que hace más hermoso el universo; del corazón, tu eres el amor, ése bendito sentimiento con el que interpreto la vida; del alma, la inspiración que le da el sentido a vivir del que respira. Sin ti ni siquiera del cielo llovía. Pero hora, tú eres como la lluvia, que hace sensual al cielo nublado, a la mañana, la tarde; a la noche, tú eres el amor de los cuentos, Oh! Mujer divina, tú eres el alma de los sueños Por Derwell J Fallu

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s