Lo que vale menos, lo que vale más.


Cuando pienso en aquellas personas, que por saberse esbeltas y bonitas de apariencia, se vuelven insensibles y se convierten en víctimas del ego y de la vanidad; que por tener mucho dinero y fama, se les llena el corazón de prepotencia y con mucha arrogancia se visten el alma, terribles defectos que vuelven insensibles a las personas y que los hace totalmente infelices. Esto los aleja de Dios, quitándoles la oportunidad de conocer y de vivir las maravillas del sentimiento sublime llamado amor, herencia de los humildes, de la gente buena que sabe de vivir la vida, lo que de verdad sí tiene valor. Nada atormenta más, que cuando teniéndolo todo se sienta tan vacía el alma, que cuando teniendo tanta riquezas la gente se siente ser los más miserables de toda la tierra. Maldita vanidad del corazón y del alma, del que teniendo mucho, siempre quiere más y nunca se sacia. El dinero, la fama y la belleza exterior, son las cosas que siempre nos pide el ego, pero que dejan vacía el alma y el corazón por dentro. No es tan fácil crear un balance entre el querer y el amar, porque muchas veces lo que queremos nos roba las ganas y la necesidad de amar y es cuando se pierde la visión que nos permite distinguir y saber entre lo que vale menos y lo que vale más. Por Derwell J Fallu

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s