Que no te guíen tus ojos.


Las heridas que dejan en el corazón el engaño y ser defraudado por aquel a quien mucho se le ha amado, nos pueden volver desconfiados; creo que también, hasta muy precavidos. Es que, los que de verdad alguna vez, hemos amado, el valor del amor conocemos y no se vale, que con algo tan sublime, bonito y tan grande, sean capaces de jugar, algunos cobardes. No dejes a tus ojos enamorarse de figuras bonitas, deja que el corazón se enamore del amor y podrás evitar así al alma, terribles heridas! Por Derwell J Fallu

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s