Cómplices del bien.

A pesar de que nuestro mundo cuenta con todas las cosas que necesitamos para vivir y lograr la vida feliz que todos desearíamos, la vida y vivir puede resultar más dura y difícil para unos, que para otros. Sin embargo, si usamos del buen recurso de nuestros corazones, podemos lograr un verdadero equilibrio. Si cambiamos la forma egoísta de pensar y de actuar en virtud de aquello que solo complace y satisface nuestro ego y propios caprichos, por esa manera humana de compartir con otros lo que nos hace felices, aliviaremos el dolor y las penurias y le ganaremos, de ese modo, al reino de maldad. Por Derwell J Fallu

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s