Amor en el paraíso.

En una relación de pareja no se puede garantizar un paraíso de absoluta gloria, por supuesto, en el paraíso existe la fruta del árbol prohibido con la debida advertencia de no tocarlo, por considerar sus terribles consecuencias. Esto podría representar nuestro equilibrio y equidad para manejar apropiadamente nuestra toma de decisiones. Y, además, allí está la serpiente tentadora y malvada para poner un poco de tensión y de distracción a nuestra voluntad, si fuera posible. Sin embargo, podemos manejar las reglas del juego a nuestro favor pues ya conocemos lo que puede servir para nuestro provecho y lo que nos puede dañar y que está en nuestro poder de la voluntad el tomar la decisión que sea más conveniente y apropiada sin tener que el daño llevar. Por Derwell J Fallu

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s