Amar.

Mi querido lector, el amor es un milagro como la vida misma, como una semilla muerta que brota de la tierra a la vida, porque no todos los granos muertos tienen la dicha de nacer, crecer y dar fruto. Una vez que el milagro del amor surgió en tu corazón, debe estar en ti cuidarlo y hacerlo crecer para que pueda dar fruto. La bendición de Dios sea sobre ti, como una fuente de agua fresca que hará que tu amor crezca y que también pueda llenar tu vida con buenos frutos. Por Derwell J Fallu

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s