Un faro de luz.

Esa parece ser de tu vida una historia triste. Pero aunque esto de momento me entristece, me puedo alegrar al mismo tiempo, porque yo sé, que aún en medio de tus días turbios, te llegan como estrella fugaz, algunas palabras de tus motivos buenos, de vida positiva, por tus sueños y por tus anhelos. Bendito! Nuestro Dios y padre, que viene a ser nuestra esperanza en los días más grises; que viene a ser nuestra fortaleza, en los momentos de mayor debilidad; que viene a ser un faro de luz, en los días más oscuros. Alabado sea Dios! Que nos aclara las dudas, cuando estamos confundidos. El Espíritu, la brújula en el camino, en nuestro viaje a lo eterno, y así, como él es todo para nosotros, tú lo eres para mí, mi amada alma compañera. Si por desear compartir conmigo tu vida, y querer ser mi fiel compañía en esta jornada de mi destino, para ser mi apoyo y mi alegría; la bella inspiración de todos mis sueños, el motivo de mi felicidad, te debo el estar por siempre muy agradecido. Por Derwell J Fallu

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s