Hagamos el amor.


Que puede ser más perturbador para el alma y doloroso al corazón, que saber que tu estás ahí, pero no tengo tus palabras! No hay diferencia entre el día y la noche, porque aunque entra el sol por mi ventana, todo es tan obscuro si no me alumbra la luz de tu mirada. Ausencia que duele! Si yo duermo y despierto, y si al abrir mis ojos yo no puedo verte, ni sentir a mi lado tu cuerpo. Me pierdo buscándote en mis pensamientos! Y sin saber qué hacer, en la esperanza de nuevo me encuentro. Quiero dormir y despertar mirándote a mi lado; mirarme cada noche, cada mañana en el limpio cristal de tus ojitos bellos, beber de tus labios el dulce néctar de tus besos; sentir en mi piel, tu piel, abrazarte fuerte y sentir de tu corazón el amor, esa chispa que enciende a la vida el fuego, que aunque arde no quema, quiero hacerte despacito el amor, recorrer con mis manos cada centímetro de tu cuerpo, penetrar dentro de ti donde jamás nadie llegó, adentro! Más adentro! En ese lugar donde están tus sentimientos, donde sólo un nombre cabe, donde el fuego te arde! Que al hacerte el amor tiemblen tus labios, que te brillen esos ojitos bellos, como estrellas de la noche en el cielo. Regálame momentos divinos, momentos tiernos! Momentos de amor, de aquellos que sentimos que flotamos en nubes, en nubes blancas de cielos. Por Derwell J Fallu

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s