El grave error de Nicolás Maduro!


La gran equivocación de Nicolás Maduro y de los cuerpos castrenses, que, como a perros son entrenados, para obedecer a sus amos, conozcalo a continuación: Los servidores públicos, incluido el presidente de un país, son escogidos y pagados para servir al pueblo y para administrar los recursos del país. Los militares, fuerzas armadas, y los organismos de justicia, son establecidos para cumplir las leyes y ver porque estas sean cumplidas, son pagados por el pueblo para mantener el orden público y defender a la patria. No para reprimir al pueblo, ni para ser perros fieles de un determinado sujeto que ignore sus deberes para con el pueblo, para hacerse a sí mismo, señor y verdugo de los ciudadanos, por el hecho de que no quieran someterse a sus pervertidos deseos, en vez de reconocer que es solo un servidor público, que es para lo que fue elegido y para lo que se le paga. El gobierno y todos los recursos de un país, pertenecen al pueblo, no a un sujeto o a un selecto grupo. El poder de poner o de quitar a cualquier servidor público (incluido al presidente) no es de las fuerzas armadas, ni de ningún cuerpo castrense, sino del pueblo, según lo establece la Constitución. Los militares y fuerzas armadas de un país, solo deben lealtad y obediencia a un presidente, siempre que este ejerza sus funciones conforme a lo que establece la Constitución, que es el instrumento por el que todo servidor público o ciudadano común, deben regirse. La Constitución debe estar por encima de todos, porque esta es la herramienta que mantiene el equilibrio de la justicia y la equidad entre todos; y, solo puede ser modificada por los organismos competentes y bajo las medidas de las propias leyes contenidas dentro de la misma constitución, y no por alguien en particular o algún grupo de personas que carezcan de legítima legalidad según lo establecido por la propia Constitución. En el caso de Venezuela, Nicolás Maduro, el pequeño anillo que lo sirve, en sentido general. Las fuerzas armadas y los militares, han violado deliberadamente la soberanía de la Constitución del país, lo que los convierte en usurpadores de los poderes y de los derechos del pueblo y de la autoridad de la misma Constitución, y por ende, merecen todo el castigo que establecen las leyes, para quienes se pervierten o pretenden asumir poderes por encima de estas. Por Derwell J Fallu

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s