Juego trancado.

No es que el orden que interpreta la ley, sobre quién sucede al gobernante que es forzado a renunciar o a ser residenciado, establezca a la persona inmediata; la misma ley que fuerza la renuncia o residenciamiento del ejecutivo en cuestión, también servirá para evitar que la persona que se supone herede el cargo (por decirlo de algún modo), asuma la posición, si esta persona es encontrada no hábil para tomar y representar con dignidad, dicho cargo. Por lo cual, debe existir un mecanismo de ley que sirva para explorar otras opciones, que sí podrán llenar la plaza vacante. Por Derwell J Fallu

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .