Como un río revuelto, que desemboca en la mar!

El color de las flores, el cantar de las aves; tantas cosas bellas que hacen tan bonita la vida! Pero nada hace tan hermosa y completa mi vida, como la presencia de una mujer, su tierna y adorable compañía. Ella es todo un coloquio de cosas lindas, dulces encantos de mujer; de su cuerpo el aroma, su voz como de canción melodía, de sus entrañas nos da el fruto de la vida; esa luz y ternura en su mirada que nos alumbra el alma, el sabor de los besos de sus labios, como el dulce néctar de la miel. El color y la suavidad de su piel, como la seda es el cuerpo de una mujer. Y ese lugar, donde ella se pone la luna con su color rojo, como el carmesí, es ahí donde explota, donde hierve el amor y a la pasión empieza subir como de cenizas las lavas de un volcán en erupción. Ese lugar en ella, donde parece que todo empieza y termina, donde se perturba el alma mía, y mi río revuelto desemboca en su mar. En ella, y solo en ella, encuentra mi corazón y mi alma, todo y más, lo que en esta vida para vivir me hace falta. Por Derwell J Fallu

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s