Un crimen cometido.

Nadie está exento de caer víctima de un ataque de ira y cometer por esto las peores locuras. Pero respecto de este sujeto, que supuestamente asesinó a esta joven mujer, lamentablemente cada acción que cometa la gente, tiene su consecuencia y la sangre que derramó de una vida, que Dios creó y que tenía familia, es sobre él. Las consecuencias de haber cometido estos hechos le seguirán hasta el día de su propia muerte. Se nota en su rostro, que la culpa por este horrendo crimen, lo está torturando, y esta siempre será más severa que el mismo peso de la justicia. Por Derwell J Fallu

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s