Papá y mamá, al demonios!

Cosas tristes que pasan en nuestro, en nuestros días, que no deberían pasar, y que no pasaban, algunos años hacen; una chica que se enamora, como loca de un muchacho; a tal grado de locura, que se vuelve ciega y sorda, que nada importa más que su enamorado. Deja a todo el mundo de lado, aquellos que de verdad importan, padres y hermanos, porque ese enamoramiento, como si fuera un hechizo, la trae encantada, como caballo con gringolas, que no les permite mirar, sino solo para el frente. Pasado algún tiempo, también pasa el periodo de su encantamiento esfimero. Después de muy relamida y muy usada, el patán, saca sus garras y, a la primera excusa, el tipo la deja; herida de muerte y muy solitaria, pero la deja con el tiempo para reflexionar y darse de cuenta, de su grave error, de dejar a aquellos que de verdad siempre la amaron, y que siempre la van a amar, por un desconocido, un patán, que solo quería de ella aprovecharse y coger con ella un poco de placer y de diversión, y quizás un poco de sexo también, pero nada más. Oh! Que tiempos aquellos, cuando te enamorabas de una chica, y si tú padre o el padre de ella se enteraban, se aseguraban que con ella tú te casabas y que nunca la abandonaras. Hoy es diferente, porque las chicas prefieren vivir a sus maneras su vidas, y desde que tienen un cuerpito o tamañito, papá y mamá al demonios, mi vida es mía, y qué hacer con ella, yo lo decido. Por Derwell J Fallu

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s