La mujer en mí, y yo en ella.

La mujer en mi corazón tiene su lugar, aquel que Dios originalmente para ella en mí reservó. La “Sunamita”, a la que ama mi alma, la llamaría el rey Salomón. Pero yo, por ahora, tan solo puedo nombrarla, la reina de mi corazón. No es el lugar que la hace hermosa, donde ella nació, ella ya es bonita, porque así fue que la hizo Dios. Qué puede ser más importante en mi vida, que esa mujer que me da la vida, y que por ella mi vida también tiene sentido vivirla. Nada puede cambiar eso en mi corazón, porque es como así, lo hizo mi creador, ella en mí, y yo en ella, de ver la vida no hay otra manera. Por Derwell J Fallu

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s