No hay bueno, ni aun uno!

Un verdadero líder, que está al servicio de Dios, no anda buscando las cosas fáciles, ni anda reprendiendo y mandando al infierno a todo aquel que el cree que está mal. Un líder de verdad no se aleja de los malos, de aquellos e’leñao, Jesucristo nunca lo hizo. El sabía desde el principio, que Judas era un ladrón, avaro, que se robaba el dinero de la caja chica, pero nunca habló de mandarlo al infierno. Por el contrario seguía administrandole la buena palabra, y hasta cuando lo fue a entregar, solo le dijo: Judas amigo, con un beso entregas a tu maestro! Le llamó amigo al que lo entregó a los verdugos para que lo mataran. Un líder de verdad, no rechaza a los malos. Jesús nunca lo hizo, por el contrario se sentaba y comía con ellos. Porque Jesús no vino a buscar gente buena, porque bueno no hay ni uno solo. Jesucristo vino a restaurar, a cambiar vidas, a transformar, a reparar gente dañada y enferma. El vino para buscar y para perdonar a los pecadores, y para eso el tenía que llegar y estar primero entre ellos. Adónde van los enfermos? Al médico, y no importa lo podrido que pueda estar el paciente, el médico siempre intenta encontrar un remedio para su enfermedad. Un médico de verdad, nunca rechaza a un paciente, por terrible que sea su enfermedad. Los líderes de verdad, vienen a continuar el trabajo que Cristo comenzó, ellos vienen al rescate de los perdidos y de los pecadores, no vienen a congraciarse con gente que dice, o que se cree buena, porque bueno no hay, ni siquiera uno solo. Por Derwell J Fallu

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s