El caballo y el jinete.

A veces, resulta tan difícil lograr, que nuestros planes coincidan con los que serían los de Dios para nosotros. Cuando se trata de lo que yo quiero, y lo que Dios quiere; puedo llegar a sentirme como el caballo que es montado y conducido por su jinete. Por Derwell J Fallu

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s