Vestir bonito y caro, no nos convierte en buenas personas.

Cuántas veces hemos oído, que una persona que le sirve a Dios, debe vestir de esa o de tal manera:
La ropa que usamos, necesariamente no define nuestra calidad de valores y de conducta, ni nuestra relación y comunión con Dios. Si consideramos que en nuestros días y en tiempos más recientes, mucha gente que ha vestido y que viste bien, han sido reconocidos delincuentes e insensibles criminales que han hecho y que están haciendo muchísimo daño a la humanidad. Entre los que podemos mencionar, por decir algunos; Al Capone, los capos de las drogas, algunos líderes religiosos, muchísimos políticos, entre otros. Por otro lado están muchos pobres, que no pueden comprar ropas bonitas, lujosas y costosas, que a penas si pueden usar arapos por ropas, pero que tienen corazones de oro. Lo que marcó la era del pecado, no fue la desnudez o la forma de vestir, sino la desobediencia al mandato del creador. Por Derwell J Fallu

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s