La Carolina.

Cuando apenas ella era un embrión, solita luchó venciendo cada obstáculo, avanzando por la trompa de Falopio, para ganar la vida, abriéndose paso, ingresando al óvulo, en el vientre esperó hasta hacerse fuerte, era una carrera de vida o de muerte. Cumplido el tiempo, ella decidida a descubrir lo que sería de vivir la vida, rompió fuente, y entre agua y sangre de allí salió solita. Al ver por primera vez, de la luz la vida, ella rompió en llanto, no sabemos si de emoción; si de alegría, lo que sí sabemos, que allí estaba su madre​,​ para con su amor​ la bienvenida​ darle! Que hermosa niña! Muy emocionada, la mamá decía, mi Carolina. Entre luces y sombras, silencios y ruidos, hoy continúa tejiendo sueños, la Carolina y una linda sonrisa en su dulce carita cuando de amor, una luz, en su corazón le brilla. Te amamos, te queremos; valiente y muy linda, la Carolina. Por Derwell J Fallu

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .