Todo terminó de repente!

Quizás, alguna vez, cuando cada mañana yo despertaba a tu lado, para mirarme en tus tiernos ojitos bellos; cuando toda aquella magia que había en esa hermosa sonrisa tuya que dibujaban tus labios y que me cautivaban el alma; yo te creía tan mía, y que yo eras tan tuyo, que ahora no entiendo por qué, ya no te tengo. La noche fue testigo, cuando en nuestro lecho de amor, sobre aquella cama, vestida con sábanas blancas, debajo del cobertor abrazaditos los dos, nos cubríamos del frío. Yo no puedo creer, ni entiendo, que aquello que los dos vivimos, eso tan bonito! tan bueno! No haya pasado de ser, de tan solo un sueño. Por Derwell Fallu

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .