Respondiendo a Eduardo Bhatia:










 
30 de julio de 2020




Expresiones autorizadas por el Senador Eduardo Bhatia, candidato a la gobernación de Puerto Rico, tras la decisión del Departamento de Justicia rechazando el plebiscito estadidad “sí o no”
 
“Mi petición a la gobernadora ante estos nuevos desarrollos es que incluya en la Sesión Extraordinaria un proyecto para derogar ese plebiscito. No hacerlo convertiría al liderato del PNP nuevamente en cómplices de la mentira, de la confusión y de los falsos sueños al país. Eso es corrupción democrática.”
 
Tal y como he dicho en innumerables ocasiones, el gobierno de los Estados Unidos reafirma que los electores de la isla no han rechazado el Estado Libre Asociado, y que en cualquier consulta sobre el futuro de la relación política entre Puerto Rico y los Estados Unidos tiene que estar presente. Es una gran noticia. Ese instrumento de justicia social y desarrollo económico cuenta con el apoyo de cientos de miles de puertorriqueños que se sentían excluidos (“disenfranchised”) con ese plebiscito. Nuevamente le toca al Departamento de Justicia de los Estados Unidos llamarle la atención y corregir legislación excluyente del Partido Nuevo Progresista que viola principios democráticos básicos. Vergüenza le debería dar a los que aspiran a convertir a Puerto Rico en el estado 51 pero rehúsan asimilar los valores de la democracia americana. 
 
Hago un llamado para que se le hable con la verdad al pueblo de Puerto Rico. Sin el aval del Departamento de Justicia y sin aval congresional, ese plebiscito no es otra cosa que una gran distracción en momentos que Puerto Rico sufre el abandono y la corrupción de este gobierno. Mi petición a la gobernadora ante estos nuevos desarrollos es que incluya en la Sesión Extraordinaria un proyecto para derogar ese plebiscito. No hacerlo convertiría al liderato del PNP nuevamente en cómplices de la mentira, de la confusión y de los falsos sueños al país. Eso es corrupción democrática.
***




El problema de Status para Puerto Rico, no es un tema de un partido político en particular, sino un asunto de potencial violación a los derechos humanos. 


La situación de la isla, encaja con el tema de derechos humanos, clasificado como situación colonial, que viola los principios humanos de relación e integración social, y que va en línea con las leyes que tienen que ver con el comportamiento social en nuestros tiempos modernos. 


Nuestra clase de relación actual con la nación americana, no solo viola, nuestros derechos de igualdad, al que debemos participar con los otros estados de la unión, sino que, nos mantiene en la categoría de una situación colonial, misma que no nos reconoce el derecho a la soberanía como nación o país libre, pero tampoco, nos reconoce los derechos autónomos de un territorio incorporado o asociado, así, que, no gozamos de ningún privilegio ante la sociedad mundial como un país libre, o como un territorio incorporado. 


Así, que, nuestra realidad como pueblo, cae en la categoría colonial de esclavitud, de un sistema que viola todos los cánones de ética de la Organización Mundial de los Derechos Humanos, y que se refiere a estos fines. 


Atribuir a un sueño mentiroso, la ideología que enmarca una petición y que reclama un derecho estadista, no seria responsable, cuando se mide y se mira a la luz de las leyes constitucionales, y según se contempla en el organismo para estos fines, {Organización Internacional de los Derechos Humanos} pero tampoco, resultaría patriótico, ni inteligente conformarnos con un Status que reduce o anula nuestros derechos como sociedad, y vuelve invisible ante el mundo nuestros valores; eso no seria justo ser parte de un conformismo que nos condena a un nivel de esclavitud, ante un mundo moderno, donde todos tenemos derechos a ser libres o participar de igualdad de derechos. 


Ante este dilema, a mi juicio, seria lo mas sensato, y por todo el tiempo que ya ha, que nacemos americanos, siendo boricuas, reclamar un Status que nos permita la participación de los derechos igualitarios, y no conformarnos con la migaja de una categoría de ciudadanos de segunda o de tercera clase, que ni siquiera nos reconoce el derecho de votar en las elecciones generales, para elegir al presidente que tendrá que tomar las riendas del destino, y la administración de los recursos del país al que se supone pertenecemos. 


Pero Tampoco, Reclamar independencia, esto resultaría sabio, porque esto nos colocaría en una situación de desventaja, en términos de lograr progresos y un futuro mejor, que ni a corto, mediano o largo plazo, sería posible lograr. Por Derwell Fallu

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .