Marzo 17, de 2017; una experiencia terrible!

Como en las películas, hace algunas semanas; mientras yo estaba en mi trabajo, mi apartamento fue vandalizado; rompieron cerraduras de los portones de acceso, rompieron puertas, destrozaron ventanas, ingresaron a mi apartamento, y se llevaron todo lo que pudieron y también, mi laptop, que yo guardaba celosamente, por el valioso contenido en ella. Toda mi ropa fue regada por el piso en todo el apartamento. Yo no podía creer lo que yo estaba viendo; y, sobre todo, porque ese día, en la madrugada, cuando yo salía para mi trabajo, le encomendaba al señor mi vida, le pedía a mi Dios, que me concediera un día prospero, maravilloso y muy tranquilo. Pero al regresar al apartamento, del trabajo Yo estaba patidifuso! los pensamientos me bombardeaban, dejándome tan aturdido! Que apenas si podía estarme de pies. Lo más que ocupaba mi preocupación, era mi laptop, mi herramienta con la que me comunico con el mundo cada día, y por los valiosos documentos que tenía en ella. Wow! Las palabras no pueden describir realmente, como yo me sentía en ese momento. Se llevaron todo lo que con muchísimo sacrificio yo había comprado para un proyecto creativo eléctrico que tengo en proceso. Pero ese mismo día, como si lo que habría de encontrar, a mi regreso a casa del trabajo, fuera poco, yo había puesto mi teléfono en uno de mis bolsillos traseros del pantalón, y me he sentado en un muro, sin recordar que tenía las llaves de mi auto y del apartamento en el mismo bolsillo, que yo había puesto el teléfono, y la pantalla se destrozó, de manera tal, que no me permitía ningún acceso a mi teléfono. Ahora ya sé que no tengo celular, más tarde me doy de cuenta, que tampoco tengo Televisor, computador, mi Wifi, porque hasta este me fue robado. Yo había orado de manera muy consagrada a Dios, justo por todas las cosas diferentes, a las que me ocurrieron. La lección que aprendí, que a veces para Dios hacer algo grande y bueno, en nuestras vidas, aun cuando no lo entendamos, él podría destruir algunas cosas en nosotros que pueden causarnos dolor y mucha tristeza. Me recordó a su siervo Job, y fue solo cuando pude entender, el por qué, de todo lo que me había sucedido. Aprendí, que yo puedo vivir sin Tv, sin Teléfono y sin Internet, pero jamas podremos vivir sin Dios! Jehová dió, Jehová quitó, bendito sea el nombre de mi Dios! Por Derwell Fallu

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .