El milagro que llega en las alas de un destino!

Yo lo tengo que admitir; Hay momentos, que, a veces, nos resulta tan difícil para hacer o tener lo que deseamos o queremos. Y, es cuando, la vida y los momentos nos demandan de mayor sacrificio y esfuerzo.
¡Hola! La chica de un sueño, debo hoy iniciar mi carta agradeciendote por tu valioso sacrificio y tiempo que tú te tomas para escribir tus cartas para mi, y para demostrarme en ellas, lo valioso y todo lo hermoso de todos tus sentimientos.
No se puede menos, que, ser muy afortunado en la vida, cuando logramos conquistar mucho más que tan solo la atención de alguien tan distante, y a quien nunca hemos visto o tenido algún contacto íntimo ni más personalizado, que tan solo, letras de cartas y algunas imágenes fotográficas.
¡Es asombroso! Lo que esta simple forma de contacto, puede provocar al corazón de dos almas, que, en la distancia suspiran por lograr algún día poder cumplir su más emocionante sueño, de ese dicha bendita de poder encontrar su alma gemela, de la vida, su compañera.
No podemos negarnos a nosotros mismos, que esa es, seguramente, la tarea más difícil de la vida de cada ser humano, poder encontrar a alguien de su coincidencia, esa persona con la que habremos de fusionar perfectamente en sentimientos, metas, propósitos y sueños, esa criatura con la que hemos de encajar perfectamente, en término de ser, lo que mutuamente los dos han de sentir y de querer. 
Pero me toca dar gracias al cielo por tus cartas, estas que, desde algún lugar del universo de ti me llegan, como uno de esos grandes milagros que vienen en las alas de un destino para sorprendernos, para darnos algo bueno, algo lindo, y para cambiar nuestras vidas, como quizás, de ninguna otra manera, esto posible sería.
Voy a terminar por ahora así mi carta, por lo apremiante del tiempo, pero te prometo, que, en alguna otra oportunidad, mis letras te dirán más de lo que de mi te gustaría saber. 
Me he convertido en cómplice de ese destino, que se ha encargado de llevar en sus alas nuestros deseos, y la oportunidad única, de tu y yo, tal vez algun dia conocernos, y con la posibilidad, no solamente, de descubrir si el uno al otro somos parte de nuestro más bonito e importante sueño de la vida, sino también, de poder construirlo y de vivirlo, pasito a pasito.
Hasta mi próxima y tu próxima carta. 
Por Derwell Fallu  

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .